Un granito de arena puede no parecer mucho, pero si se junta con otros millones de granitos de arena puede construir un enorme castillo.

Cuántas veces hemos escuchado frases como “No vale la pena votar”, o “Ya se sabe quién va a ganar”. A veces pensamos que un solo voto no hace la diferencia, que no nos van a hacer caso pues ya sabemos cómo funciona el sistema, que al gobierno no le interesan nuestras opiniones, que no llegaremos a nada mostrando nuestro descontento y que por lo menos si vendes tu voto al mejor postor algo ganarás.

Y sí, se acercan las elecciones y algunas personas están o indecisas o apáticas o desesperanzadas respecto a su participación. Por eso, es importante tomarnos un tiempo para reflexionar sobre algunos puntos importantes:

  1. Un individuo tiene un enorme poder personal para opinar, trabajar y transformar su entorno. Unido a otro individuo con la misma visión, ese poder se duplica. Si se suma un tercero, ya son tres veces más fuertes. Tu voto puede contribuir a que tus ideas, tus posturas y lo que quieres para México se vuelvan realidad.
  2. Si no ejercemos nuestro derecho a votar alguien más decidirá por nosotros. Perderemos la oportunidad de participar en la elección de los que nos van a representar, de hacernos escuchar en las tribunas y entonces sí será verdad, no habrá espacio para nuestras opiniones en el lugar en el que se toman las decisiones que nos afectan.
  3. La democracia no sucede sólo durante las elecciones. Es la búsqueda constante de la libertad, la igualdad, la tolerancia, el respeto, la honestidad, la justicia y la pluralidad.

  Hay que ejercer nuestro poder como ciudadanos. Informarnos, involucrarnos, votar, vigilar la actuación de nuestros representantes, exigir, proponer y sumar nuestros esfuerzos con los de otros mexicanos.

 Hoy más que nunca hay que votar para expresar lo que queremos y lo que no nos gusta, y convertir los problemas en soluciones para que nuestros representantes atiendan nuestras preocupaciones. Hay que votar porque la indecisión, apatía o desesperanza golpea a México. Hay que votar para demostrar que no somos indiferentes, para demostrar que México es de todos los mexicanos y no de unos pocos.

 Solos, podemos lograr algo. Juntos, podemos lograr mucho.