Para darle credibilidad a nuestro sistema electoral, a lo largo de la historia del INE ha sido necesario implementar una serie de acciones encaminadas a generar confianza entre la ciudadanía, a través de diversas disposiciones para reforzar la transparencia tanto en los procedimientos como en las decisiones tomadas por las autoridades electorales.

Entre los mecanismos de seguridad implementados para incrementar la confianza y credibilidad de las elecciones y garantizar que durante la Jornada Electoral las y los ciudadanos voten solamente una vez, se encuentra el uso del líquido indeleble para marcar el dedo pulgar de los votantes. Pero, ¿qué hay detrás del líquido indeleble?

Filiberto Vázquez Dávila es el inventor del líquido indeleble. Es ingeniero bioquímico, investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN), que en 1994 participó en una convocatoria emitida por el entonces Instituto Federal Electoral para crear una tinta que sería utilizada en las elecciones de ese año.

A diferencia de la tinta comercial que tiñe de manera superficial, la utilizada en los procesos electorales, que también es llamada “pigmentador de piel”, se combina químicamente con el núcleo de las células de la piel, haciendo que pueda durar en ésta hasta doce horas. El pigmentador está hecho a base de ácido acético porque éste permite que la mitad de la sustancia penetre a la piel y la mitad se evapore.

El pigmentador de piel cumple con los requisitos y objetivos establecidos: es indeleble y no se quita a propósito con nada, por lo que el día de la Jornada Electoral la persona a la que le sea marcado el dedo solo podrá votar una vez.

Por la creación del pigmentador el investigador ha recibido los premios Nacional de Ciencias y Artes 2001, Nacional de Química, Presea Lázaro Cárdenas, y el reconocimiento del Discovery Channel; fue mencionado en la obra Aportaciones Científicas y Humanísticas de México en el siglo XX del Fondo de Cultura Económica.

Filiberto Vázquez será recordado por la creación del líquido indeleble como una gran aportación para la democracia de nuestro país, pues constituye un esfuerzo más para consolidar los procesos democráticos haciéndolos cada vez más confiables.

El próximo 1° de julio, una vez las y los ciudadanos tomaremos decisiones que habrán de marcar el rumbo que seguirá nuestro país durante los próximos seis años.

#PorqueMiPaísMeImporta

#ElPoderEsTuyo