El espectro radioeléctrico es el medio por el cual se transmiten diversas frecuencias de ondas de radio que permiten las telecomunicaciones (radio, televisión, internet, telefonía, etc.). Es un bien de la nación y por ley es administrado por el Estado, quien otorga concesiones para que los particulares hagan uso de una parte del espectro con fines comerciales. A cambio de ello los concesionarios se obligan a ceder cierto tiempo de sus transmisiones diarias para que el Estado emita información de interés público. Esto es lo que conocemos como “tiempos oficiales”.

Como bien sabemos, la radio y la televisión son dos de los medios de comunicación con  mayor impacto en el público y constituyen una parte sustantiva de la comunicación con fines políticos – electorales. El Instituto Nacional Electoral es la autoridad única facultada para administrar los tiempos oficiales destinados a dichos fines y durante los procesos electorales se encarga de asignar a cada partido político o candidatura independiente, una parte de ese tiempo para la difusión de sus respectivas propuestas políticas.

Dicha asignación se realiza a través de un sistema conocido como 70/30, es decir, el 70% de los tiempos disponibles para ello se reparte de acuerdo al porcentaje de votación obtenido por cada partido político en la elección de diputados de mayoría relativa inmediata anterior, que significa que el partido político que obtuvo la mayor cantidad de votos tendrá más minutos disponibles y el resto se reparte de manera proporcional con las otras fuerzas políticas. El 30% restante se distribuye en partes iguales entre las candidaturas independientes y los partidos políticos de nueva creación.

Una vez realizada la distribución de los tiempos el INE está preparara las pautas de transmisión, que son documentos en los que se indica el tiempo que corresponde a cada candidatura independiente, partido político o coalición  convertido en número de mensajes de 30 segundos de duración, y se precisa la estación o canal y la hora o rango en el que se deben transmitir.

Con las pautas asignadas, los actores políticos envían al INE las grabaciones de los promocionales que desean transmitir para que se elaboren las órdenes de transmisión basadas en las pautas previamente elaboradas, en ellas se indica a los concesionarios qué promocionales deben transmitir y la hora o rango en el que deberán hacerlo. El INE cuenta con un software que permite monitorear todas las emisoras de radio y televisión para garantizar que cada concesionario cumpla con las transmisiones solicitadas.

Es importante mencionar que cada candidato o candidata independiente, partido político o coalición, cuenta con total libertad de expresión y sus promocionales no están sujetos a censura previa por parte del INE o de ninguna autoridad. La única restricción es que los mensajes no calumnien a ninguna persona. Asimismo, debes saber que por ley nadie puede comprar tiempos en radio o televisión para la transmisión de propaganda política, por lo que los actores políticos sólo disponen de los tiempos oficiales que les corresponden.

Ahora ya sabes qué son los tiempos oficiales con fines políticos – electorales, cómo se distribuyen entre los diferentes actores políticos durante los procesos electorales y que el INE es la autoridad facultada para verificar el cumplimiento por parte de los concesionarios. Para el Proceso Electoral 2017-2018 el INE ya se encuentra trabajando en ésta y en muchas otras actividades, es por ello que ahora te invitamos a hacer lo que te corresponde como ciudadana o ciudadano, recuerda que las elecciones las hacemos todos.

#PorqueMiPaísMeImporta

#ElPoderEsTuyo