En el auditorio Fix Zamudio, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y con la colaboración del Instituto Nacional Electoral, la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercado y Opinión Pública (AMAI), y el Colegio de Especialistas en Demoscopía y Encuestas (CEDE), los días 19 y 20 de marzo se llevó a cabo el foro: “El nuevo modelo de regulación de encuestas electorales”.

Representantes de las casas encuestadoras más importantes del país, así como investigadores, académicos y funcionarios del INE como Edmundo Jacobo Molina y Eduardo Sánchez, entre otros, participaron en las 4 mesas de discusión con el objetivo de propiciar un espacio de análisis sobre la regulación de las encuestas electorales emanada de la reforma política-electoral aprobada en 2014.

Durante la inauguración del foro, el Consejero Presidente Lorenzo Córdova Vianello, señaló que luego de la reforma electoral de 2014, el Instituto se convirtió en la autoridad rectora en materia de encuestas electorales en todo el territorio nacional, con el objeto de crear un contexto de exigencia que contribuya a un voto informado.

Por su parte, Heriberto López Romo, presidente de la AMAI, aseguró que los lineamientos contenidos en el marco regulatorio están dirigidos a proteger y garantizar el derecho de los ciudadanos a contar con información legítima que les sirva para tomar decisiones, afirmando que, “las elecciones son creadoras de fenómenos colectivos de certidumbre”, y las encuestas deben contribuir con la generación de dicha certidumbre.

En su carácter de integrante del Comité Regulador de encuestas electorales, el Secretario Técnico del INE, Edmundo Jacobo Molina, afirmó que los lineamientos están dirigidos no sólo a las casas encuestadoras, sino también a los medios de comunicación que las difunden y a quienes solicitan su elaboración; haciendo necesario que den a conocer la metodología utilizada, bases de datos, cuestionarios aplicados, origen del financiamiento así como nombre de la persona o institución que solicitó dicha encuesta. Todo lo anterior, con el objetivo de que los estudios demoscópicos proporcionen información certera y de calidad.  

La mayoría de los ponentes que participaron en las distintas mesas de análisis, coincidieron en que una de las aportaciones de mayor valor de esta regulación, es que permitirá que las encuestas sean vistas como verdaderos estudios demoscópicos que capten y den conocer la voz y el sentir de todos los sectores de la sociedad, de cara a los procesos electorales, y no se constituyan como un elemento de campaña política que pretenda influir en la intención de voto.