El próximo 1ro de julio de 2018 México vivirá las elecciones más grandes y complejas de su historia: elegiremos 3,407 cargos de gobierno y de representación legislativa a nivel federal y local. Ante tal reto, la actuación de las diferentes instituciones y autoridades electorales será de vital importancia para el correcto desarrollo de la Jornada Electoral en la que seremos protagonistas los más de 80 millones de ciudadanos que ejerceremos nuestro derecho al voto para decidir el futuro de México.

La reforma constitucional de 2014 rediseñó nuestro régimen electoral con el objetivo de homologar los estándares con los que se organizan los procesos electorales federales y locales y garantizar altos niveles de calidad en nuestra democracia electoral. Lo más sobresaliente de dicha reforma fue la transformación del Instituto Federal Electoral (IFE) en autoridad de carácter nacional: el Instituto Nacional Electoral (INE).

Así, el INE es un organismo público autónomo encargado de organizar las elecciones federales y, en coordinación con los organismos electorales de las entidades federativas, las elecciones locales en los estados de la República y la Ciudad de México.

Para que conozcas la relevancia que el Instituto tiene en la vida democrática de nuestro país, te compartimos LOS 10 DATOS QUE NO CONOCÍAS SOBRE LA HISTORIA DE NUESTRA DEMOCRACIA:

  1. La Constitución Política de 1917 instituyó a la Junta Empadronadora, las Juntas Computadoras Locales y los Colegios Electorales para organizar y calificar los procesos para elegir al Presidente de la República y los integrantes del Congreso de la Unión.
  2. En 1947 se creó la Comisión Federal de Vigilancia Electoral, conformada por el Secretario de Gobernación y otro miembro del gabinete, un diputado, un senador y dos representantes de los partidos políticos con mayor relevancia.
  3. En 1951 se reformó la Ley Federal Electoral para que la Comisión Federal de Vigilancia Electoral pudiera arbitrar el registro de nuevos partidos políticos y emitir constancias de mayoría.
  4. En 1973 desapareció la Comisión Federal de Vigilancia Electoral y en su lugar se creó la Comisión Federal Electoral. En este órgano participaban con voz y voto los representantes de todos los partidos políticos con registro.
  5. Luego de las elecciones presidenciales de 1976 en las que sólo se registró un candidato, en 1977 se expidió la Ley de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales (LOPPE), cuyo objetivo primordial fue propiciar la participación de otras fuerzas políticas en la vida institucional.
  6. En 1990 se expidió el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) y se creó el IFE, a fin de contar con una institución imparcial que diera certeza, transparencia y legalidad a las elecciones federales.
  7. En 1994 se instituyó la figura de “consejeros ciudadanos”, personalidades propuestas por las fracciones partidarias en la Cámara de Diputados y electas por el voto de las dos terceras partes de sus miembros.
  8. Con la reforma electoral de 1996 se reforzó la autonomía e independencia del IFE al desligar por completo al Poder Ejecutivo de su integración al reservar el voto dentro de los órganos de dirección para los consejeros ciudadanos.
  9. En 2007 se reformó el COFIPE y con ello se modificó la regulación para el acceso de los partidos políticos y las autoridades electorales a los medios de comunicación, y se creó la Unidad de Fiscalización como órgano con plena autonomía.
  10. En 2014 se decretó una reforma constitucional en materia política-electoral que estableció la creación del INE como autoridad electoral de carácter nacional.

Hoy contamos con una autoridad electoral confiable que brinda certeza, legalidad e imparcialidad y que día a día trabaja para fortalecer la confianza de las y los ciudadanos en las instituciones democráticas e incentivar su participación en los procesos electorales.

#PorqueMiPaísMeImporta

#ElPoderEsTuyo